domingo, 20 de marzo de 2011

¿Qué es LaTeX?

La semana pasada, una persona preguntaba en el blog qué consideraba más adecuado para redactar la memoria del Proyecto Fin de Carrera, si Word o LaTeX. Comenté que eso daba para una entrada en el blog, pero me equivoqué. Me he puesto a escribir… ¡y da hasta para tres!, de modo que aquí tenéis la primera. Word no creo que necesite mucha presentación, pero LaTeX no es algo tan conocido por el público general, por lo que habría que empezar aclarando qué es LaTeX. Ese es el objetivo de esta entrada.

Word es un procesador de textos comercial que, supongo, conoceréis bien. Es un procesador de texto WYSIWYG (What You See Is What You Get), es decir, "lo que ves es lo que obtienes", ya que lo que ves en pantalla cuando estás escribiendo el documento muestra una muy buena aproximación de cómo quedará el documento impreso. Por ejemplo, si una palabra se va a imprimir en negrita, en la pantalla la ves directamente en negrita. Incluso ves en la pantalla del ordenador dónde se va a partir cada línea al llegar al margen derecho de la página. Word es un procesador de texto WYSIWYG, pero no es el único. Otros ejemplos son OpenOffice.org y LibreOffice, en este caso de código abierto.

LaTeX es menos conocido por el público general. Es un sistema de composición de textos muy utilizado para elaborar documentos técnicos y científicos. Por ejemplo, los apuntes que os han dado los profesores de las asignaturas de Matemáticas del primer curso de las titulaciones de la E.T.S.I.T. de la Universidad de Valladolid están elaborados con LaTeX. El enfoque de LaTeX es totalmente distinto al de Word. Para empezar, no necesitas usar una herramienta especial para redactar el documento, sino que puedes utilizar cualquier editor de texto plano, como el Bloc de notas de Windows, o los editores vi o pico en Linux. La forma de indicar qué formato general tendrá el documento (esto es, si debe adoptar la apariencia de un libro, de un artículo o de un informe), y de indicar cuál será el formato concreto del texto (por ejemplo, si una frase es el título de una sección, o si una palabra debe escribirse en negrita o subrayada), se hace mediante comandos o etiquetas. Por ejemplo, si quieres escribir una palabra subrayada debes poner \underline{palabra}. Evidentemente, esto no es WYSIWYG, ya que lo que ves en la pantalla mientras editas el documento incluye tanto el texto como los comandos para formatearlo (al igual que si ves el código fuente de una página web no se parece nada a cómo visualizas luego esa página web). Para obtener el documento final, tienes que compilar ese fichero de texto, es decir, usar una herramienta que convierte ese fichero de texto a un fichero DVI, PostScript o PDF, y que ya muestra el texto correctamente formateado. Al leer esto, el proceso puede parecer bastante engorroso, pero hay mucha gente que prefiere trabajar así. Ahora bien, existen herramientas que simplifican el proceso de elaboración de documentos con LaTeX y lo acercan a lo que sería el empleo de un procesador de textos WYSIWYG.

Por un lado tienes editores como WinEdt o Kile. Estas herramientas están todavía muy lejos de ser una alternativa WYSIWYG y, de hecho, no es su objetivo serlo. Lo interesante de estos editores es que te facilitan la introducción de los comandos de LaTeX y la compilación mediante una interfaz gráfica, si bien seguirás viendo los comandos asociados a LaTeX mezclados con el texto. La siguiente imagen muestra una captura de pantalla del editor WinEdt.


Por otro lado también tienes herramientas más próximas a WYSIWYG, como TeXmacs, LyX o Scientific Workplace, que utilizan LaTeX por debajo. La última es una herramienta comercial, pero las dos primeras son software libre. Estas tres herramientas, sin ser 100% WYSIWYG, se aproximan bastante, y la forma de operar es más parecida a lo que haces en Word. Creas un documento de un cierto tipo, y tienes botones que te permiten poner el texto en negrita o cursiva, indicar que una frase es el título de una sección, introducir ecuaciones, etc… además de botones para compilar y generar por tanto el fichero final en formato PDF (por ejemplo). Utilizando estas últimas herramientas, en la pantalla ya no verás los comandos mezclados con el texto (o al menos en mucha menor medida), y lo que muestra la pantalla se parecerá más a lo que obtendrás tras compilar, es decir, al documento final. A modo de ejemplo, las siguientes capturas de pantalla muestran un ejemplo de lo que podrías ver al emplear LyX, y lo que obtendrías tras compilar (pinchando en ellas las verás más grandes).



Obviamente cuesta más aprender a usar LaTeX que Word, pero con práctica puede ser un sistema más rápido para elaborar documentos y se consigue una apariencia más profesional. De hecho, aunque Word ha mejorado bastante desde sus inicios, LaTeX aún es muy superior a Word a la hora de dar formato a las ecuaciones y en otros aspectos… pero creo que aquí ya estoy entrando en la parte subjetiva.

LaTeX te obliga a ser estructurado, a seguir un formato y a tener una apariencia homogénea y coherente a lo largo de todo el documento. Por contra, Word no te fuerza a ello, y si quieres que el documento tenga una apariencia homogénea y coherente a lo largo del mismo tienes que tener especial cuidado. Precisamente esta característica puede verse como una fortaleza o como una debilidad de ambos sistemas, todo depende del tipo de documento que quieras hacer, pero todo esto es algo de lo que hablaré más adelante.

Por cierto, una pregunta... aquellos de vosotros que ya uséis LaTeX, ¿qué alternativa usáis? ¿WinEdt, Kile, TeXmacs, LyX, Scientific Workplace, o alguna otra herramienta?

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo utilizo Kile en GNU/Linux.

Un apunte: para aquellos que os animéis a usar LaTeX, siempre es recomendable pillar de algún sitio la cabecera del documento. La traba que más me dificultó empezar a trabajar con LaTeX fue no conocer las líneas necesarias para escribir en español, utilizar ciertos paquetes, poner cierto formato, etc. Pero una vez sabido esto, y cómo compilar el archivo fuente, todo empieza a ir mejor.

Anónimo dijo...

Yo utilizo Texmaker en Linux, ofrece ayuda según vas escribiendo, por ejemplo completando los comandos a medida que escribes, ofrece también editor de ecuaciones (por si al principio no te manejas bien con el código)... y también creo que la mejor manera de empezar es con un ejemplo que busques en Internet o que te pase algún amigo que lleve tiempo trabajando con LaTeX, así todo el tema de cabeceras (que es bastante lioso) te la evitas en un primer momento. A favor de LaTeX decir que el resultado es mucho más profesional, y el formateo de ecuaciones es muy superior a Word y otros editores WYSIWYG.

Anónimo dijo...

El trabajo que requiere LaTeX (compilar, cabeceras, buscar ejemplos por internet para poder empezar...) compensa con el resultado final? quiero decir, es mucho mejor el documento final hecho con LaTeX a uno hecho con cualquier editor WYSIWYG?

Ignacio de Miguel (Nacho) dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

Cierto, Texmaker es otra opción bastante conocida que me había dejado en el tintero.

Sobre si compensa utilizar LaTeX... bueno, es algo de lo que seguiré hablando en las dos siguientes entradas, pero de momento te dejo dos ideas más.

Primera idea: Si el documento que vas a elaborar tiene muchas ecuaciones, en mi opinión sí que compensa utilizar LaTeX.

Segunda idea: Independientemente de lo que utilices (Word/LaTeX/otro), es fundamental conocer bien sus características (por ejemplo, el modo de gestionar referencias cruzadas). LateX "casi te obliga" a conocer esas funcionalidades, mientras que Word no. Esto provoca que muchas veces se utilice Word en plan "chapucilla", sin usar esas funcionalidades, y acaba dando problemas, sobre todo en documentos largos como pueda ser un Proyecto Fin de Carrera. En la próxima entrada hablaré un poco más de esto, pero ese es el mensaje: conoce bien las funcionalidades de tu procesador de textos... y utilízalas.

Daniel Ramos dijo...

Yo utilicé Kile para escribir la memoria de mi PFC y te puedo asegurar que, cuando manejas lo justo LaTeX, empiezas a "odiar" Word. Además, estoy tan acostumbrado a "picar" código que no utilizo ningún editor WYSIWYG ya que tengo la sensación de que limitan mis posibilidades. La contrapartida de usar LaTeX es que en los trabajos en grupo nadie quiere usarlo!

P.D.: También utilicé LaTeX (beamer) para la presentación que hice de mi PFC.

Anónimo dijo...

Buenas, yo me estoy iniciando en LaTeX (lo estoy utilizando para el PFC) y por ahora el editor que más me ha gustado es Kile.

Por ahora me está gustando mucho, los documentos quedan muy profesionales aunque las tablas me están dando algún que otro problema.

Los próximos artículos de investigación y la tesis también los crearé con LaTeX pero para lo demás seguiré con openoffice. En mi opinión LaTeX es una muy buena opción (para mi la mejor) si el texto es formal y fuertemente estructurado.

Para temas más mundanos creo que no merece la pena.

Anónimo dijo...

Para mi la mejor opcion ha sido TeXnicCenter con las librerias de latex 'MikTeX'.

Publicar un comentario en la entrada